Recordando a Saramago

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Tres palomas silvestres, cada una por separado, se han auto invitado como inquilinas del jardín de la casa. En una meseta, sostenida por un angular y tornillos, las “frescas” aves, de hecho la primera de ellas tuvo la osadía de construir un nido en medio de una maceta a la que el sol había secado la plantita, usan y reúsan el espacio para procurar nuevas y pequeñas vidas aladas.

Un regalo de la naturaleza que también ha sido motivo de preocupación en estos días de lluvia al tener que estar pendiente y verificar, tras algún aguacero, que el sacro santo nido permanezca en su lugar. Y no es que una exagere. En el tiempo que la segunda paloma estuvo en hospedaje, ocurrió una tromba en Campeche que derribó árboles y carteles, entre otras cosas.

Aquella tarde, ya con pertinaz llovizna, salí a “checar” si hubo algún daño. Me percaté que la sombrilla, que me protege del sol cuando disfruto una taza de café el fin de semana, estaba rasgada. Al bajar la vista junto a la pata de una silla. ¡Dios mío!, miro a tierno emplumado que empapado luchaba para irse quien sabe a dónde.

Con la agilidad que me permiten mis años y haciendo un cuenco con mis manos, para atraparlo sin lastimarlo, la susodicha avecilla daba cortos saltitos evadiéndome hasta que ¡al fin!, pude atraparla. Ufff.

Como si tuviera en las manos una delicada pompa de jabón, la levanté y a toda velocidad cruce rauda el jardín para devolverla al nido de donde había caído. Por fortuna, su hermanito, ya que he observado nacen en par, vi que se encontraba bien pero me fijé que la madre paloma brillaba por su ausencia. Ignoro donde la agarró el vendaval. Suspire. Y, entonces me vino una nueva preocupación. ¿y si la progenitora paloma no vuelve?

Media hora más tarde salí de nuevo al jardín. Pasos cortos y silenciosos. El alivio me regresó al alma. En el nido, en una estampa que solo la naturaleza puede lograr, la familia de tres aves estaba sana y salva.

Si alguien pregunta por la tercera madre paloma, le digo: sí, en estos días anda aquí por el nido.

Hasta este momento, seguro usted amiga, amigo lector se debe estar preguntando… ¿Y, Saramago?

Confieso que he tenido toda la intención de contarle la breve anécdota como preludio para referirme a este escritor que con su escritura nos regaló, bellos pasajes de su convivencia con la naturaleza y la vida. Además, claro esta, de la veintena de magníficos libros y novelas que son su legado literario.

Decidí dedicarle estas líneas, porque estamos a pocos días de conmemorar un nuevo aniversario de su partida de este mundo terrenal porque, indudablemente, vive y vivirá para siempre en el universo literario.

Saramago nos dejó hace 11 años. Pero recobra su luz en el mundo, cada que un lector, nuevo o no tanto, lee alguno de sus libros. Recordarlo es honrar su memoria y los miles de buenos momentos que nos entregó a través de las páginas de sus obras literarias.

¿Por qué admiro a Saramago como escritor pero, sobre todo, como ser humano?

Las siguientes líneas dan cuenta de su genialidad: “Algunas veces, mi abuelo me decía hoy vamos a dormir debajo de la higuera; Así, en medio de la paz nocturna, entre las ramas altas del árbol, una estrella se me aparecía, y después, lentamente, se escondía detrás de una hoja.

Mientras el sueño llegaba, la noche se poblaba con las historias y los sucesos que mi abuelo iba contando; un incansable rumor de memorias que me mantenía despierto. Nunca supe si él se callaba cuando descubría que me había dormido, o si seguía hablando para no dejar a medias la respuesta a la pregunta que invariablemente le hacía en las pausas, ¿Y, después?”

“Pluma Campechana”.
Por Bertha Paredes M; Escritora y asesora cultura

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s