Dejando huella

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Es dueña de una presencia que genera simpatías, vaya donde vaya. Su imagen es reconocida por toda la geografía campechana. Tiene innegable trato humano y don de gentes. Cuando visita algún sitio, con certeza, se sabe que cambiará o mejorará la vida de alguna o varias personas. Su forma de ser brinda confianza a quien se acerque a ella. Es una mujer, cuyo trabajo, transforma vidas.

El temple de su carácter lo dejo ver, en los días más inciertos de la pandemia en la entidad. Mantuvo su ritmo de trabajo. Preocupada, como todos por la salud, pero ocupada en llevar un mensaje de esperanza a donde hiciera falta. Además, claro, de los valiosos apoyos sociales que resuelven inmediatas necesidades de la gente.

En este año en curso, tampoco ha disminuido su actividad. Puede que hasta trabaje igual o más que su esposo. Ser Presidenta del DIF Campeche es un compromiso que cumple a diario. Y no porque lo diga yo; ahí están las evidencias fotográficas y noticiosas de todo lo que ha hecho en las decenas de lugares que ha visitado. Y algo que se no ve, pero que anima su esfuerzo: el reconocimiento de la gente, que ha recibido alguna ayuda en esta difícil época para todos.

Eso hay que reconocerlo. No cualquiera. Lo fácil habría sido quedarse en oficina, pero la Sra. Victoria Damas de Aysa prefirió ir a donde hace falta su presencia, en los municipios, localidades y colonias.

En lo personal, tengo fresca una imagen que demuestra su calidad como ser humano. En una calle de terreno desnivelado de alguna localidad rural se le ve entregando, por encima de una deteriorada reja de madera, un par de despensas a una mujer que la mira agradecida por llegar hasta las puertas de su hogar. También se observa, en la foto, que acababa de llover y estaba mojado el sitio. Y aún en medio de esta situación, se notaba el entusiasmo de la Sra. Victoria por ayudar.

La Presidenta del DIF estatal, es una mujer que ha labrado su propio camino cumpliendo su labor social y fortaleciendo el trabajo de la institución que está al servicio de las familias campechanas.

Escribo estas líneas, todavía en el mes de marzo que conmemora a la mujer, para decir que ella sin buscarlo, pero merecidamente, es ejemplo de la mujer que a su paso deja indeleble huella.

La escritora Isabel Allende ha dicho: “Una verdad maravillosa es que las cosas que más queremos en la vida, un sentido de propósito, la felicidad y la esperanza, se logran más fácilmente dándolas a otros”.

“Pluma Campechana”.
Por Bertha Paredes M; Escritora y asesora cultural

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s