Empatía, el Quijote y Rosa Montero

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

¿Se puede poner en una sola frase empatía, el Quijote y Rosa Montero?; a riesgo de parecer una lectora o escritora poco enterada que desconozca que nada tienen en común, la frase se puede escribir sin mayores problemas. Digo, peores combinaciones literarias se han visto.

Pero, antes de seguir, pensemos ¿Por qué reunirlos? ¿Cuál es el propósito de juntar una habilidad cognitiva con un personaje de ficción y una famosa escritora?

A veces hay cosas absurdas para explicar asuntos de la realidad. Quizá esta, sea una ocasión para comprarlo.

Perdido en algún discurso que circula en la red se minimiza esa cosa llamada empatía. Al parecer, dícese, de un invento de alguien que no tenía mucho que hacer y se dedicaba a crear nuevas palabras sin impacto en la vida real. Simple palabreja, pues. Ups.

Por ese mismo rumbo, se exaltaba la escritura del Ingenioso Hidalgo como prueba de que la perfección literaria existe y está al alcance de la mejor compresión de Juan y Chucho. En mi experiencia Don Quijote es uno de las lecturas más complejas, por la forma de expresar el castellano y tantas palabras afines a los temas de caballería y caballeros andantes, considerando que fue escrita en 1605 una parte y luego en 1615 la segunda parte. No puedo negar que el Quijote es una gran obra literaria pero que sea referencia como culmen del lenguaje españolizado, está lejos de serlo. Eso sí, en los cientos de páginas de la novela nunca de los nunca encontrará nadie la palabra empatía. A menos que Don Quijote, sin saberlo, tuviera ese sentir por los molinos de vientos que tanto perseguía.

Ahora ¿Qué tiene que ver la española Rosa Montero, paisana de Miguel de Saavedra y que vive, hoy en día, en la eterna España que todavía conserva ese lugar de la Mancha?

La Montero es una exitosísima escritora de libros. Hago una pausa y dejo recomendación de lo más reciente de su producción literaria que ha llegado a mis manos: Los tiempos del odio.

Regreso a lo que iba. Rosa Montero también es periodista que publica artículos en un excepcional periódico español, al menos ahí la leo cada que escribe. Y bueno, este fin de semana publicó algo sobre el tema más comentado en este 2020 que es la pandemia.

Tituló su artículo: Héroes callados que trata sobre lo mal que lo han pasado los adultos mayores diezmados por la epidemia, olvidados y hechos a un lado. Claro, en España.

Y una frase que lo resume: se vulneraron la sensatez y la empatía. Sí, esa empatía negada en su existencia.

El vuelco maravilloso del sentimiento, redacta la escritora, es cuando la sociedad se vuelve, se ha vuelto, más consiente del valor de las personas, en este caso específico, de las personas mayores.

Quizá luego de estas líneas habrá quien encuentre la congruente intención del título de esta colaboración.

“Pluma Campechana”.
Por Bertha Paredes M; Escritora y asesora cultural.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s