José Mourinho y su filosofía sobre el fútbol: un mismo tren no pasa dos veces

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Los aficionados al fútbol saben que es uno de los deportes en donde el hilo del fracaso, siempre se rompe por lo más delgado: el entrenador. En términos matemáticos es sencillo comprenderlo. Es más fácil despedir a uno, que despedir a once.

En esta ocasión, hablaremos de Jose Mourinho una de las figuras más emblemáticas, que como entrenador ganó bastantes campeonatos en toda Europa destacando Portugal, Inglaterra, España e Italia.

Este personaje aprendió de niño, en forma dolorosa, que en deporte no hay amigos, hay intereses. Su padre logró llevar al equipo que dirigía al campeonato de liga en Portugal. No ganó, pero fue tan buena su actuación que varios equipos europeos buscaron contratarlo como su entrenador. Su progenitor, decidió quedarse a seguir dirigiendo al equipo en la liga local.

El resultado: al poco tiempo fue despedido y la oportunidad de dirigir en el extranjero se esfumó. Puede ser que, este mal momento, haya marcado el futuro de José Mourinho que se apegaría a una regla autoimpuesta: no quedarse más de lo necesario en ningún equipo.

“El tren no pasa dos veces” solía decir como forma de vida y trabajo. Él decidía cuando iniciaba y terminaba su ciclo con los grandes equipos a los que dirigió.

En cualquier deporte, los entrenadores buscan la manera de firmar contratos a largo plazo para garantizarse un futuro. Esta filosofía no era compatible con Mourinho que parecía trabajar mejor bajo presión.

Empezó su carrera como entrenador con el equipo portugués Oporto; un equipo malo que andaba siempre debajo de la media tabla de clasificaciones; en dos años logró hacerlo campeón de Portugal y Campeón de la Liga de Europa. Cuando ganó este último campeonato Mourinho ya no regresó al vestidor del equipo pues no le gustaban las despedidas. Fue su ultimo día en Portugal. Horas más tarde, fue presentado como nuevo entrenador del Chelsea en la Liga Inglesa de fútbol. En tres temporadas, Mourinho entregó tres campeonatos de la Copa de Liga y dos campeonatos de la Liga Premier al Chelsea.

Después iría al Inter de Milán al que hizo campeón de Europa; Mas tarde, al Real Madrid donde su impresionante racha de campeonatos se incrementó y se consolido como el mejor entrenador europeo. Saliéndose siempre con la suya: irse en su mejor momento.

Su estilo de trabajo, según sus propias palabras, era que no aceptaba individualismos y todos trabajaban en equipo. Parco en su hablar Mourinho defiendía altivo sus decisiones. Su historia es un fenomenal caso de éxito.

Si a usted amigo lector le gusta saber sobre entrenadores deportivos, en la plataforma Netflix está disponible la serie “Lecciones de vida de un entrenador” donde se comparten reglas personales para triunfar en la vida y los deportes.

“Peripatético”
Por Bateador No. 10. Critico y analista de múltiples cosas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s