La Serie Mundial de Ligas Mayores terminó como empezó la temporada: en medio del COVID, Dodgers ganó el campeonato

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Finalmente, luego de tres intentos fracasados en los últimos cuatro años, los Dodgers de los Ángeles se llevaron a casa el trofeo de campeones del béisbol de las Grandes Ligas.

Una Serie Mundial atípica por el recorte a solo 60 partidos de temporada regular, porque por primera vez se jugaron los partidos sin público en los estadios y porque a diario, el fantasma del COVID-19 merodeaba la salud de jugadores y equipo técnico.

Este extraño clásico de otoño, entre los Dodgers y los Rays de Tampa Bay, terminó en 6 partido con los Ángeles ganando 4 juegos para alcanzar la corona.

La Serie se recordará por múltiples historias, anécdotas y extraordinarias jugadas por parte de los jugadores de ambos equipos, pero increíblemente el suceso más comentado fue la irresponsable actitud del jugador de tercera base de los Dodgers Justin Turner que, al término del sexto juego que le dio la victoria a su equipo, salió al campo de juego a festejar con sus compañeros el título obtenido. El problema es que Turner había sido retirado de este partido porque había dado positivo a COVID-19 y había recibido la orden de no volver al terreno de juego por seguridad de los demás peloteros.

Su temeraria actitud ha merecido que el alto comisionado de la Grandes Ligas haya abierto una investigación en su contra por este hecho; pero, en tanto son peras o manzanas, empañó la noticia del campeonato ganado por el equipo angelino. 

De lo mejor que nos dejó esta Serie Mundial 2020, podemos rescatar 3 temas relevantes:

Uno: El nacimiento de una estrella en la figura del cubano Randy Arozarena quien bateó, corrió, empujo carreras, robó bases y pegó 10 cuadrangulares estableciendo un nuevo récord para una sola postemporada. Vienen mejores temporadas para este explosivo jugador que es capaz de tropezarse, caer al piso, rodar y anotar una increíble carrera (Dato curioso: Arozarena radica en la ciudad de Mérida, Yucatán).

Dos: El garrafal error del manager de Tampa Bay, Kevin Cash, quien sacó del montículo al tremendo pitcher Blake Snell que traía dominados a los Dodgers en el crucial sexto partido. El lanzador de relevo permitió enseguida 2 carreras que le costó a Tampa Bay el partido y la Serie Mundial. ¿Por qué el entrenador retiró a su mejor pitcher del partido? Eso ya no importa. Pero, esa mala estrategia le costó el anillo de Serie Mundial a su equipo y una gran frustración para Snell al salir del juego.

Tres: La presencia de jugadores mexicanos que conjuntaron su talento y alegría para ayudar a los Dodgers a ganar su primera Serie Mundial desde 1988. No es un secreto que, desde hace varias temporadas, la presencia de mexicanos ha venido disminuyendo en los rosters de los 32 equipos de Grandes Ligas. Gracias al trabajo de Julio Urías y Víctor González, el trofeo de Serie Mundial descansa en las vitrinas del equipo de los Ángeles. Y bueno, ojalá esto sea un incentivo para que otros equipos recluten peloteros mexicanos.

De esta manera concluyó la temporada de béisbol de Ligas Mayores y se abre un tiempo de espera para saber lo qué sucederá con la temporada 2021.

¡Hasta la próxima!

“Peripatético”
Por Bateador No. 10. Crítico y analista de múltiples cosas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s