Campeche y la leyenda de “El puente de los perros”

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

A un costado del mercado principal “Pedro Sainz de Baranda” de Campeche, se encuentra una antigua estructura conocida popularmente como el “Puente de los Perros”. Literal, se trata de un pequeño puente que, hoy en día, las personas utilizan para ingresar o salir del Parque de la Alameda.

Su localización, alejada del centro histórico y el recinto amurallado, es poco conocida y por ende casi no recibe visitas de turistas. Si acaso merece una breve mención cuando enfrente pasa el tranvía campechano, que cubre la ruta barrios tradicionales, y el guía le dedica un par de comentarios. Como pompa de jabón se rompe el interés de quien quiera saber más de esta arquitectura que, como muchos otros atractivos históricos de Campeche, tiene su leyenda.

No es mi finalidad contar con detalle la historia de su construcción, en el entendido de que la narrativa completa cualquiera la puede consultarla en internet o más específicamente en libros que se pueden adquirir, por ejemplo, en la librería de la Casa 6 en calles del centro.

La intención es despertar el interés de lectoras y lectores para que, por su iniciativa, conozcan un poco más de Campeche y cuando vengan a esta ciudad se den tiempo de visitar este lugar que forma parte del bagaje histórico local.

Se dice que en los tiempos en que Don Francisco de Paula Toro estaba al frente de la ciudad, allá por el año 1830, mandó a construir un puente sobre un desagüe para que su esposa Doña Mercedes López de Santa Ana pudiera dar sus paseos vespertinos sin preocupación. Un día, la señora pasó por la casi concluida edificación y preguntó por los remates del puente. Se le dijo, pondrían pebeteros.

Entonces ella sugirió poner las esculturas de sus dos magníficos perros que le había obsequiado su hermano Antonio. Total, que su sugerencia fue aceptada y el puente se completó con las esculturas mencionadas. La estructura se inauguró como “Puente de la Merced”, aunque el dominio popular la refiere como el “Puente de los perros”.

Para mantenerlo conservado, a través de los años ha recibido constante remozamiento preservando la originalidad de la edificación.

En mi opinión, este puente forma parte del inventario cultural y turístico que todo visitante debe conocer junto con el Centro Histórico y las murallas. Caminar el corto trayecto y tomarse la foto del recuerdo bien valen la pena.

Campeche conmemora este mes de octubre, 480 años de su fundación. Aquí celebramos la campechanidad, o campechanía como apetezca definirlo, animados por el sentido de pertenencia a esta maravillosa tierra y el orgullo de ser campechano.

P.D. terminaba estas líneas, cuando me entero que el gobernador Carlos Miguel Aysa González inauguraba la ampliación y modernización del Malecón de la ciudad que ahora tendrá ciclopista, trotapista, parque infantil incluyente y parque acuático.  

Una obra que mejora la imagen urbana y privilegia el estilo de la originalidad del pasado con la versatilidad que exige el presente.

“Pluma Campechana

Por Bertha Paredes M; Escritora y asesora cultural.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s