“Fase amarilla”, ¡¡¡mejor cuidarse para bien propio!!!

Por Luis Carranza.

Entre el coronavirus, la quiebra de empleadores y el hambre, hay una línea muy delgada, difícil de cruzar, si la estrategia a seguir no fuera tan eficaz como se quisiera para todos. Aquí sí que a cuál le iría usted en el supuesto que su determinación fuera inapelable, serían una decisión complicada y difícil, según el cristal con que se desee mirar.

La reflexión anterior viene a colación, dada las opiniones divididas en la que difícilmente pudieran llevarnos a ponernos de acuerdo, porque la experiencia vivida con el Covid-19 ha tomado a todos fuera de base y hasta existe la presunción que el Gobierno Federal no sabe qué hacer y es cuestionado de arriba para bajo y viceversa.

Entre tanto nos ponemos de acuerdo, el anuncio de declarar a Campeche en “fase amarilla” como ejemplo para el país, ha causado asombro, sospechas y más especulaciones, que van de un lado y para el otro.

En está coyuntura si la gente pobre y necesitada no sale a trabajar, no tiene dinero para comprar comida por lo menos y si los negocios particulares y las empresas en términos generales no reabren sus actividades y proporcionan trabajo, no generan empleos y se van al hoyo.

Por hoy no es tema, analizar los servicios que tanto en lo federal, como estatal y municipal, en los tres órdenes de gobierno, incluidos los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial, deberán realizarse como obligaciones y derechos mandatados por las leyes. Estos, independientemente de que la burocracia tiene asegurados sus sueldos, son harinas de otro costal.

Pero lo anterior, genera temor de que la apertura de puertas gradual o no, pueden ser de mayor peligro para la salud de la población y acrecentaría la enfermedad con mayores muertes que lamentar.

Ante estas disyuntivas a cuál más de difíciles de tomar, no queda más caminos que la prudencia, aconsejar a los campechanos calma, mucha calma y serenidad, no echar las campanas al vuelo y tomar la información de la “fase amarilla” como algo sugestivo, para así continuar con todas las medidas y precauciones de lavarse las manos con mayor frecuencia, ponerse cubre bocas, guardar la sana distancia y si usa servicios públicos de transportes o acuden a restaurantes o centro de diversión, con público aún controla- do, portar cubre bocas repito, evitar abrazos y en fin cuidarse más, para evitarse transmisión y contagios del virus. Quedarse en casa otra expectativa.

Seamos responsables, pues más que actos de autoridad que obliguen a las conductas, deben ser medidas de conciencia la que asuma la población; primero tomar precauciones para evitar ser contagiados ante la realidad de tantas muertes habidas de familiares, amigos y conocidos. La vida no tiene precio, pero vale más que cualquier bien terrenal. Mejor cuidarse para nuestro propio bien.

Captura de pantalla 2020-08-24 a las 21.36.37

Imagen de Milenio.

Fuente: Semanario Horizonte Campeche.

Descárgalo en: Semanario Horizonte Campeche 925.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s