Apuestan por regresar a la actividad deportiva, sin aficionados. No hay fecha segura para volver a la normalidad

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Las expectativas de que las medidas sanitarias para controlar la expansión de contagios del coronavuris puedan ser ampliadas en un mínimo de un año, o un máximo de dos, tiene con dolores de cabeza a dueños de equipos, empresarios, jugadores y aficionados a todos los deportes que se juegan en el mundo.

Hasta ahora, la única oportunidad visible es regresar a la acción deportiva con los estadios vacíos; con extremas medidas de seguridad y la probabilidad de que la mayoría de los deportistas deprecien sus ingresos y esto, a futuro, impacte en los monstruosos contratos que los jugadores estrellas tienen o estén por firmar con sus equipos.

Jugadores como el beisbolista Gerrit Cole de los Yanquis de Nueva York, que tiene un contrato por 9 años con un salario promedio de 36 MDD por temporada; por el rumbo del baloncesto de la NBA, Stephen Curry de los Warrios tiene contrato por 5 años ganando 200 millones de dólares, es decir, 40 MDD por campaña. El quarterback Ruseel Wilson, de los Halcones Marinos de Seattle, tiene contrato de 140 MDD por jugar 4 años; por el futbol profesional, está el francés  Kylian Mbapeé del equipo París Saint German con un contrato de que le reditúa 20 MDD al año; por mencionar solamente algunos ejemplos.

Por todo el mundo se apuesta por regresar, lo más rápido posible, al terreno de juego así sea sin aficionados lo que daría un vuelco a la forma en las que se está acostumbrado a ver los deportes en los estadios; desde ahora, sería a través de una pantalla hasta que a nivel mundial se retorne a la normalidad.

De concretarse esta propuesta, está la compleja definición del número de personas que se aceptarían en los campos deportivos sumado al número mínimo de jugadores por equipo. Se menciona, dependiendo de la rama deportiva, de unas 200 personas adicionales entre personal de apoyo, prensa para la trasmisión del partido, equipo técnico y medico de cada club; todos, sometidos a rigurosa valoración médica antes de cada partido.

El otro tema que tiene en ascuas a los deportistas es que, ante las nuevas condiciones, los equipos buscarían negociar a la baja los grandes salarios y evitar a futuro firmas millonarias de sus jugadores estelares; ningún equipo estaría en condiciones de ofrecer salarios estratosféricos.

40413610_1860289417387564_6945301381393678336_o

Russel Wilson quarterback de los Halcones Marinos de Seattle en la NFL.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s