Agresiones a médicos y enfermeras, ¿falta de educación o ausencia de empatía?

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Cuando leí por primera vez la novela “El Premio Nobel” de Irving Wallace, dejé de creer en la legalidad para determinar la entrega de los premios del mismo nombre.

Les cuento. Entendí que los jurados que “deliberaban” la asignación de los galardones eran personas comunes y corrientes; con virtudes, pero igual múltiples defectos. El carácter y la conducta humana siempre está presente por todos lados.

Me trajo a la mente este libro el enterarme de la serie de casos de burdos ataques, contra  la integridad física y la vulneración del espacio social, de médicos y enfermeras, que lo único que hacen por estos días es ayudar a salvar vidas humanas. Mi amistad con muchos doctores y doctoras, tanto del terruño, como de la península y el extranjero, hicieron que esta situación me causara indignación y malestar.

¿En cabeza de quién cabe ofender, lastimar o renegar, de quienes tienen la tarea de cuidar la salud de las personas?

¿Es la falta de educación o la ausencia de empatía, que hace a la gente actuar de esta manera negativa?

¿Sabrán los ofensores que, algunos de ellos, podrían mañana ser pacientes atendidos por los médicos o enfermeras de las que hoy reniegan su cercanía?

¿Qué clase de mundo es este que puede mandar máquinas a Marte y no hace nada para evitar se insulte o dañe a otro ser humano?, como diría Saramago.

Estamos en un tiempo y situación inéditos. A nadie nos gusta estar en medio de lo que está pasando con la epidemia del coronavirus. Hasta principios de año, todos andábamos despreocupados hasta que la presencia de un virus, que nadie pidió en sus vidas, evaporó la cotidianidad acostumbrada.

La vida habitual cambió e igual trajo modificaciones en la conducta de las personas. No quiero generalizar, ni pienso, que todos cambiaron para mal, porque como dice el viejo refrán “No todo está podrido en Dinamarca“.

Es cierto que la tensión, el miedo, la preocupación y la incertidumbre, forman un explosivo cóctel que, para las mentes débiles, es imposible de soportar; entonces, se les hace fácil distraer su insignificante presencia en este mundo, atacando a quien precisamente le puede salvar la vida.

Gente insulsa que pide a los que trabajan por la salud que dejen sus departamentos del edificio que comparten; que no estacione sus autos, junto a los suyos; que promueve que en el transporte público, urbano y taxis, no presten servicios a quien porte bata médica; que tiran cloro a las puertas de las viviendas que ocupan estas personas consideradas “héroes” en otras partes del mundo.

Atribuir a que el carácter o la conducta humana son la explicación a esta serie de ataques que han ocurrido, lo mismo en Nueva York, que España, la Ciudad de México, estados del norte del país e inclusive Yucatán y Campeche; no es suficiente explicación de los motivos que llevan a las personas, desapegadas de la sociedad, a actuar como lo hacen.

El escenario del coronavirus es distinto a todo lo que hemos enfrentado a lo largo de la vida. Nadie estuvo, nadie está y nadie estará preparado para lidiar con esta epidemia que sin pedir permiso se roba vidas; vidas, que los médicos y enfermeras luchan a brazo partido por preservar, para que no se conviertan en estadísticas.

Nadie tiene derecho de criticar o lastimar a nadie. La patanería no tiene cabida en la sociedad actual. A menos que el agresor o agresora, hayan cruzado la fina línea que separa a la cordura de la realidad.

IMG_20200421_174031-01
Ejemplo de una sociedad carente de valores.

“Pluma Campechana”.
Por Bertha Paredes M., escritora y asesora cultural.

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s