¿Por qué los Astros perdieron la Serie Mundial de Béisbol?

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

¡Qué tal amigos de Campeche al Día! Seguramente ya todos tienen conocimiento de que los Nacionales de Washington vencieron en 7 juegos a los Astros de Houston y se coronaron campeones de la Serie Mundial, de la campaña 2019 del béisbol de las grandes ligas.

Este triunfo, sin embargo, seguirá dando mucho de qué hablar porque lo parecía una cómoda victoria de Houston, en su parque y ante su público, en pocos instantes se tornó una irreversible tragedia.

¿Qué fue lo que pasó? ¿Qué falló? ¿Dónde estuvo la clave de la debacle? ¿O sólo se trató de mala suerte?

Veamos. Desde el inicio del séptimo juego la mesa parecía servida para que Astros lograra su segundo campeonato en las últimas tres temporadas. La rápida ventaja tomada en la pizarra de 2 carreras contra cero parecía suficiente al tener a un gigante en la loma de pitcheo Zack Greinke, que había sacado las primeras 6 entradas con admirable facilidad…Hasta que llegó al llamado fatídico 7mo. inning.

Y la tragedia empezó a escribirse. Después de sacar el primer out, Greinke fue sacudido por un jonrón de Antonhy Rendon para poner le marcador 2 por 1; los nervios del pitcher se hicieron evidentes cuando regaló la base por bolas al joven bateador de 20 años Juan Soto.

Aquí tenemos una de las decisiones más importantes para el partido. El manager le pidió la pelota a su lanzador, lo sacó del partido y trajo como relevo a Will Harris que fue recibido por un homerún de Howie Kendrick para que Nacionales tomara ventaja 3 contra 2. Una ventaja que, desde este momento, nunca perdería Washington.

Un impresionante silencio en el estadio Minute Park de Houston y cientos de caras que no podían creer lo que acabada de suceder, cuestionaban la intrépida decisión del manager Andrew Jay Inch de haber retirado al pitcher que había dominado a los Nacionales durante 6 entradas. Eso por una parte, porque en el dogaut se observaba la cara de enojo del estelar pitcher Gerrit Cole que había calentado el brazo y estaba listo para lanzar. ¿Pudo Cole cambiar el rumbo de la historia? Eso ya no lo sabremos.

Las entradas ocho y nueve fueron un martirio para los fans de los Astros, en tanto Washington preservó y aumentó su ventaja hasta que cayó el out 27.

Los Astros no tuvieron mala suerte, porque el béisbol no es de buena o mala suerte, simplemente se juega bien o se juega mal. Si creo, tuvieron un poquito de exceso de confianza porque ya andaban ansiosos por destapar la champaña y uniformarse en el jersey de campeones.

El béisbol premia y premió el trabajo de los Nats que iniciaron la campaña con marca adversa de 31 derrotas por 19 victorias. En ese tiempo, nadie en su sano juicio, apostaría siquiera que llegarían a los playoffs. Pero, de nueva cuenta, se confirma la máxima de que en el béisbol no hay nada escrito. O como decía Yogui Berra, el juego no acaba, hasta que acaba.

¡Hasta la próxima!

“Peripatético”
 Por Bateador No. 10. Crítico y analista de múltiples cosas.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s