¿Lograrán 4 jugadores de Grandes Ligas conectar, cada uno, al menos 50 homeruns esta temporada?

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Para nadie es secreto que en el Rey de los Deportes, una de las jugadas más espectaculares es el jonrón que levanta de sus asientos a los emocionados espectadores para ver como la pelota se pierde detrás de la barda.

Para este peripatético escribidor, uno de los primeros cuadrangulares de Liga Mexicana, que tuve fortuna de presenciar, fue en el entonces estadio Venustiano Carranza y salió del bate del súper jugador Jerry Hairston, durante un partido entre los antiguamente aguerridos Piratas de Campeche y los Plataneros de Tabasco.

Sirva esta anécdota, para abrir el tema que ocupa esta columna y que tiene que ver con ese momento sublime de un gran batazo para recorrer alegremente las cuatro almohadillas.

A un mes y dos semanas de concluir la temporada regular de las Grandes Ligas llama la atención la gran posibilidad de que 4 bateadores puedan alcanzar, cada uno, la cifra de 50 jonrones.

Si su equipo favorito de Ligas Mayores está entre los Dodgers, Cerveceros, Mets o Angelinos, seguramente reconocerá los siguientes nombres: Cody Bellinger de los Ángeles lleva 42 batazos de vuelta entera; Christian Yelich de Milwaukee cuenta con 41 cuadrangulares; el novato de los Metros de Nueva York Pete Alonso acumula 41 vuelacercas y Mike Truot de Anaheim tiene 42 humeruns, todos ellos deberán llegar, sin ningún problema, a la mágica cifra de 50 pelotas echadas por encima de la barda.

Claro que esta situación no es la primera vez que ocurre en la Major League Baseball (MLB); En 1998 Marc Magwire acumuló 70 jonrones; Sammy Sosa pegó 66; Ken Griffey se voló la barda en 56 ocasiones y Greg Vaughn sumó 50 homeruns.

La segunda vez fue en 2001: Barry Bonds sumó la escandalosa cifra de 73 cuadrangulares; Sammy Sosa sacó la pelota para la calle 64 veces; Luis González bateó 57 jonrones y Alex Rodríguez botó la pelota en 52 ocasiones.

Esta sería la tercera vez que un cuarteto de bateadores cruza el umbral de los 50 cañonazos.

Por cierto, hablando de jonroneros caídos en pésimas rachas deportivas, tenemos el caso del jugador de los Yankees, Giancarlo Stanton, que pegó 57 vuelacercas en 2017 cuando jugaba para los Marlins de Miami. Ya con Nueva York sumó 38 jonrones en 2018 y, ¡oh decepcion!, en la actual temporada sólo ha jugado 9 partidos por sufrir diversas lesiones. Esta situación no tiene muy contentos a los Yankees que ven a jugador de 25 millones de dólares, por temporada, varado en la lista de lesionados.

Para cerrar esta columna, pasemos a un breve comentario sobre la actuación del equipo  de Campeche en la temporada 2019 de la Liga Mexicana de Béisbol que termina este jueves.

Los Piratas de Campeche le quedaron a deber a su afición; muchos cambios de peloteros e inconsistentes decisiones para alcanzar victorias los ubicaron, otra vez, en nueva temporada para el olvido. ¿Éxito para la próxima? Que tal, más preparación y profesionalismo.

“Peripatético”
 Por Bateador No. 10. Crítico y analista de múltiples cosas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s