¿Ya sabes qué hacer en vacaciones?

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Oficialmente todo el sistema educativo nacional está en receso. Los estudiantes gozan de sus merecidas vacaciones de verano y es momento de llevar a cabo el viajecito familiar para que todos sus integrantes se distraigan y disfruten de días de relajamiento.

En todo el país hay diversos sitios turísticos y culturales que son buenas opciones para cumplir este propósito. Antes de tomar una decisión sobre la mejor opción de viaje hazte tres preguntas:

  1. ¿Cuánto puedo gastar? Lo primero es realizar un presupuesto para calcular cuánto puedes gastar y evitar fugas de dinero innecesarias; asigna montos para comida, actividades recreativas, lugar de alojamiento y un guardadito por cualquier contingencia.
  2. ¿A dónde ir? Considera los gustos de todos los integrantes de la familia para decidir si viajan a un sitio de playa o una ciudad colonial que ofrece turismo cultural. Define el tipo de transportación que más les convenga con base al número de integrantes de la familia.
  3. ¿Cómo elegir el mejor lugar para alojarse? Este punto es básico contemplando el tipo de actividad que piensen realizar. Si el plan es estar todo el día en la calle quizá donde van a dormir sea lo menos preocupante y deban destinar menos presupuesto a este rubro. En cambio, si lo que desean es descansar y disfrutar de las comodidades de comida y servicio, lo recomendable es un paquete todo incluido.

Pero, ¿estás pensando usar la tarjeta de crédito para cubrir los gastos? Si es tu caso, entonces no te pierdas las siguientes recomendaciones que evitaran malas experiencias y ayudaran a que tu economía no sufra desagradables imprevistos.

La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (CONDUSEF) ofrece una serie de sencillas medidas a poner en práctica, para mantener la alerta y que en las compras o pagos de servicios la tarjeta sea una aliada para el cuidado de tus finanzas.

La dependencia recomienda:

  • Llevar un registro exacto de gastos y apegarse a un presupuesto proyectado.
  • Utilizar la tarjeta únicamente en lugares debidamente establecidos.
  • Si acudes a restaurantes exige que te llevan a la mesa la terminal bancaria o párate a ver cómo realizan el cobro.
  • Nunca dejes que tu tarjeta desaparezca de tu visión.
  • Guarda el voucher que te entreguen y guárdalo para futuras reclamaciones en caso de una anomalía.
  • Evita las compras por impulso y adquiere solo lo que tu capacidad de pago te permita.
  • Trata de no disponer de efectivo con tu tarjeta de crédito porque el financiamiento resulta caro.
  • Lleva una lista de teléfonos de emergencia para reportar al banco, si llegara a suceder algo, como el extravió de tu plástico.

Sea cual sea tu elección, recuerda que las mejores opciones no siempre son las más caras, y hasta quedarse en casa descansando, jugando juegos de mesa, leyendo, actualizándote con tus series de televisión, paseando al perro y conviviendo con la familia, a veces puede ser el plan perfecto y justo lo que necesitas.

hrs_111108-D-0653H-001Fs
El plan perfecto a veces es el más sencillo. ¡Disfruta a tu familia estas vacaciones!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s