El día después del México 1 – Alemania 0

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En el partido de la Selección Mexicana, ante el poderoso equipo de Alemania, todo podía pasar. El escenario más probable era una derrota; con suerte, era aceptable, un empate para empezar el mundial con el pie derecho; una victoria solo existía como idea animosa o sueño deseable de algunos fieles fanáticos que nunca pierden la fe en el equipo mexicano.

La idea y sueño de estos últimos aficionados se hizo realidad y México inició su participación en Rusia 2018 poniendo completamente los dos pies en la cancha del estadio Luzhniki de Moscú al vencer 1-0 a los alemanes.

Un triunfo sin precedentes que rompe con el viejo estigma de “jugaron como nunca y perdieron como siempre”. Esta vez, queda con letras mayúsculas: JUGARON COMO NUNCA Y VENCIERON COMO NUNCA.

El inolvidable capítulo empezó a escribirse al minuto 34 con el gol, en excelente jugada,  de Hirving “Chucky” Lozano quien recibió la pelota y con un increíble quiebre soltó contundente disparo que dejó sin oportunidad al portero alemán Manuel Neuer.

A partir de ese instante, cada uno de los siguientes 11 minutos para concluir el primer tiempo y los 45 minutos del segundo tiempo fueron de tremenda presión y nervios para los jugadores, el entrenador y los miles de mexicanos, unos en Rusia otros en todo el país, orando, suplicando, temblando, cerrando los ojos, cruzando los dedos, para que el triunfo no se escapara. Por primera vez en décadas, los rostros de angustia fueron de los jugadores alemanes, que nomás no podían creer, que México fuera capaz de doblarlos con un gol que valió por cientos de goles no anotados en otros tantos partidos.

El clímax de la desesperación de la selección de Alemania fue cuando el entrenador Joachim Löw hizo cambios para meter más delanteros y cuando el propio portero Neuer abandonó su arco para sumarse como otro delantero con la resignación de alcanzar, cuando menos, el empate y evitar la vergüenza de la derrota.

En tanto, crecidos en la cancha, los mexicanos se la rifaron para preservar la histórica victoria que pone a la selección nacional con buenas posibilidades de llegar esta vez “al quinto partido”.

El día después del México 1 – Alemania 0, amaneció con un reencuentro de la selección y toda la afición mexicana; con periódicos de todo el mundo destacando lo que algunos han llamado “el milagro de Moscú”; con una fortalecida presencia de México en el universo del fútbol; con una victoria que se ha disfrutado como si se hubiera ganado el mundial; con alegría desbordante y confianza de que nada nos detiene.

El día después, de la fantástica victoria, es para seguir celebrando.

Colofón: por si no fuera suficiente, en el minuto 74 del partido ingresó a la cancha Rafael Márquez imponiendo el récord de jugar, como capitán de la Selección Mexicana, por 5to.  mundial consecutivo. ¡Felicidades México, felicidades Rafa!

“Peripatético”
 Por Bateador No. 10. Crítico y analista de múltiples cosas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s