El Mercado Principal de Campeche

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Cuando se viaja a algún país extranjero, una de las actividades que siempre queremos hacer es conocer el mercado de la ciudad que visitamos. El mercado es el espacio más democrático de convivencia social que tienen las sociedades porque iguala a los ciudadanos en la satisfacción de una necesidad primordial: comprar alimentos.

Alguna vez visité un mercado en Montreal, Canadá y me sorprendió observar la cantidad de cosas que uno puede adquirir, incluyendo una carísima sandia.

He visitado los mercados de San Juan y la Merced en la Ciudad de México y es maravilloso mirar la variedad de frutas y verduras que se producen en el país y que en aquel centro de abasto, pueden adquirirse.

Y también he tenido la oportunidad de visitar en múltiples ocasiones el Mercado Principal de Campeche de nombre “Pedro Sáinz de Baranda”, que ofrece una experiencia única para adquirir frutas, verduras o yerbas de olor con la característica de que, muchas de ellas, se cosechan en las comunidades como Hampolol, Kobén, Chiná, Bethania, cercanas a la ciudad.

Es tradicional que entre las 5 y 6 de la mañana, cuando aún está por amanecer, arriben al mercado vetustos autobuses que traen a las marchantas con sus huacales llenos de productos frescos como la lechuga, rábanos, chaya, yerbabuena, cilantro o las frutas de temporada mango, zapote, caimito y anona que cosechan en huertos familiares.

Cuando el reloj marca las 7 de la mañana, el movimiento de gente que viene y va, al mercado “Pedro Saínz de Baranda” es incontenible. El bullicio es sorprendente y en cada punto de venta el vendedor y el comprador negocian el precio de los productos hasta llegar a un acuerdo.

Actualmente, con la tendencia señalada líneas arriba, es común observar grupos de turistas que caminan por los pasillos del mercado para conocerlo y tomar fotografías que guarden el precioso momento de su visita a este santuario de colores y olores. O también, sentarse algunos minutos, en el área de antojitos regionales a desayunar las delicias culinarias que se ahí se ofrecen.

Recorrer el mercado de Campeche es una experiencia que vale la pena vivir. Se los recomiendo.

“Pluma Campechana”
Por Bertha Paredes M. Escritora y asesora cultural.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s