El ciruelar campechano

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En los patios y solares de gran parte de los pueblos del Camino Real en el estado de Campeche, hay una gran cantidad de árboles que tienen formas muy peculiares. Ninguno se parece a otro. Tienen el tronco muy grueso y sus ramas son numerosas y retorcidas, y siempre miran al sol. Esos árboles son los ciruelos. Los pueblos con más ciruelos son Pomuch, Tenabo, Tinún, Hecelchakán.

El ciruelo aunque llega a tener grandes dimensiones es humilde y no es molestoso.  No exige agua, ni atenciones y con una ramita que se siembre, en un año se llena de frutas. Hay varias clases de ciruelas conocidas, chiabal, dzulabal, zaabacabal, tuxpana o tuxpeña campechana.

En el mes de enero el ciruelar comienza a llenar sus ramas de pequeñas hojas y de estas surgen florecillas de las cuales emergen, en poco tiempo, las ciruelas de color verde. En su primer tamaño casi no tienen semillas, pero a medida que van creciendo, la semilla se va convirtiendo en un hueso fibroso.

Desde el mes de marzo, las ciruelas de todas las clases se van poniendo grandes, carnosas y brillantes. Y en el mes de abril es agradable el espectáculo que muestran. El color verde brillante y el rojo pueblan la arboleda, los pájaros no se dan abasto. Van de rama en rama comiéndose las ciruelas maduras. Pronto el suelo se convierte en una colorida alfombra con ciruelas a medio picar. Los pájaros y las hormigas tienen asegurada su comida por algunos días.

Cuando están maduras, los dueños de los árboles se dirigen en familia a la colecta de los frutos que ponen en cajas para llevarlos a la ciudad, para venderlos a los revendedores o a las venteras, como le llaman a las que venden las ciruelas en bolsas o tazones con sal, chile y limón.

Entonces, el mercado principal se llena de gran colorido en el área de las frutas. Grandes tazones y palanganas con esta fruta campechana.

Mucha gente en el país desconoce el deleite al paladar que produce este fruto. Así que, amigo lector, cuando usted visite Campeche en primavera o verano, dese la oportunidad de probar este rico manjar que es la ciruela.

“Palabras al vuelo”
por Guadalupe Montero Canto. Maestra, poeta y compositora.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s