También a las aves les gusta Campeche

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Acostumbrados a la vida cotidiana de nuestro entorno poco caso hacemos de la variedad de seres vivos que embellecen y alegran nuestro ambiente.

Cuando tenemos tiempo y miramos el cielo o los árboles de nuestra ciudad nos damos cuenta de la cantidad de aves que en ellos se encuentran, pero hasta ahí llega nuestro interés.

Nos sentiríamos orgullosos si supiéramos que desde el año pasado llegaron a nuestro Estado más de 94 especies de aves marinas y terrestres, algunas de ellas en peligro de extinción. Unas muy pequeñas, otras, no tanto pero lo importante es que han encontrado en nuestras selvas, bosques, manglares, playas el hábitat adecuado para anidar, después de salir en las épocas de otoño e invierno de sus países de origen bastante fríos para luego regresar a ellos en primavera.

Algunos vinieron y se quedaron aquí en nuestros manglares, playas y esteros, como el Cormorán, ave acuática de plumaje negro, lustroso, cuello largo, cuerpo alargado, cola alargada y pico de punta ganchuda que aunque es propia de las regiones cercanas a los ríos y lagunas llegó para quedarse en las playas campechanas.

Es muy común encontrarlos desde el amanecer hasta el atardecer adornando las luminarias en el malecón pues gracias al tamaño de sus alas y la flexibilidad de su cuello adopta poses extrañas y simpáticas con larga duración de tiempo lo que lo hace más llamativo.

Al llegar la noche regresan a su hábitat que eligieron desde hace muchísimos años, desde que Campeche era una rica zona pesquera.  Es una amplia zona que habitan esas aves: inicia desde el monumento al resurgimiento hasta la zona de Pemex en Lerma. Hace tiempo todos los árboles estaban llenos de esas curiosas aves, tantas que fueron motivo de estudio de los ornitólogos, pero cada vez son menos las aves que conforman la población de cormoranes campechanos.

Quizá su fuente de alimentación ha venido en detrimento lo que los obliga a buscar mejores lugares para vivir.

Esta ave acuática se le conoce también como covejón, pato buzo, pato chancho, pato cuervo, pato gruñón, pato negro y perca. Llámese como se llame, ya es campechano, forma parte de nuestra fauna.  Merece nuestro cuidado y respeto.

“Palabras al vuelo”
por Guadalupe Montero Canto. Maestra, poeta y compositora.

2 thoughts

  1. Antes me permito enviar un cordial, sincero y respetuoso saludo, aunado a la admiración que le tengo a quien fuera mi Maestra de Español en la Secundaria Federal 7 Profa. Guadalupe Montero.
    Poder leer sus artículos y tener la fortuna que un talento Campechano con una basta experiencia y conocimiento aún nos la comparta y nos siga ilustrando.
    Les felicito por sus interesantes artículos y a la Profa. Lupita mi más sincero aprecio.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s