La hermosura del Maculís

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Son bellos los amaneceres en Campeche. Siempre es una delicia admirar la salida del astro rey que anuncia el nuevo día. Cada instante es único e irrepetible. El inicio del año es una época especial en nuestra ciudad porque nos regala una espectacular y colorida estampa. A lo largo de calles y avenidas la naturaleza nos enseña un milagro: el florecer de un hermosísimo árbol que exhibe sus miles de flores color lila.

Uno alza la mirada y se extasía observando la generosa planta que no escatima esplendor. Todas sus ramas, cubiertas  de flores. Y cuando el viento suave mece el follaje, se observa el volar incesante de flores que dejan su remanso seguro para dejarse caer, en forma de bella alfombra que saluda el paso de las personas que se desplazan por todos los rincones de la ciudad capital. Como una escena salida del filme Un tigre en la nieve.

Este árbol y su belleza hacen que la época primaveral en Campeche, sea fantástica para el ánimo citadino. Un interminable manantial de imágenes que nos recuerdan lo bella que es la vida en plena comunión con la naturaleza.

El Maculís (conocido como Jacarandas en la CDMX) es un árbol que ilumina y alegra las mañanas de los campechanos. Un disfrute que es gratis. Espectáculo visual que pertenece a Campeche. Y que tenemos que mostrar a propios y extraños. Tal y como sucede con la flora que nos maravilla de otros lugares del mundo; así  se siente el orgullo de tener este privilegio y compartirlo.

Contárselo a nuestros amigos para que cada que pasen frente a uno de estos árboles dediquen un instante a llenarse los ojos con los majestuosos ramilletes de colores. Presumirlo a nuestros conocidos que viven fuera de Campeche e invitarlos a venir y constatar  que las palabras, a veces, quedan cortas con la realidad. Flores lilas y de otras tonalidades, que nos recuerdan que este planeta es único y tenemos que cuidarlo entre todos.

Arboles erguidos e imbatibles que, al paso de los años, se han integrado y  son parte del paisaje urbano. Que nos muestran entre construcciones, concreto y pavimento que la naturaleza encuentra siempre el espacio perfecto para mostrar su belleza.

La próxima vez que salga a la calle a caminar, o ande en el automóvil, haga una pausa,  aproveche el rojo del semáforo, volteé la mirada y admire el batir de ramas de este árbol; Y, si tiene suerte, puede ver como decenas de pequeñas flores se desprenden, en fina caída, de las ramas y saludan su paso.

 

“Pluma Campechana”
Por Bertha Paredes M. Escritora y asesora cultural.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s